Taller de dibujo Zen en el Museo Francisco Cossío

thumbnail_taller de dibujo zen

El Zen es una religión sin dios, una mística sin oraciones formales, es una manera profundamente espiritual de ver el mundo sin ninguna ceremonia específica; es una permanente contradicción que se busca de manera intencional, que impregna cada aspecto de la actividad humana y encuentra un flujo de expresión a través del dibujo.

Como parte de la exposición Entre Santos, Monjes y Maestros que se encuentra en exhibición en la Sala Cinco del Museo Francisco Cossío, el Mtro. Edgardo Kerlegand, invita a todos los jóvenes al Taller de Dibujo Zen, que impartirá en las instalaciones de este museo los días 13 y 14 de julio.

Al Taller de Dibujo Zen se podrán inscribir jóvenes a partir de los 15 años en adelante o interesados en estudiar artes visuales, el costo de inscripción es de 100 pesos, habrá descuentos para personas de la tercera edad y podrán inscribirse en las instalciones del museo, ubicadas en Av. Venustiano Carranza No. 1815, antes Casa de la Cultura.

El taller de dibujo zen,  se fundamenta en el desarrollo del lado derecho del cerebro a partir de la observación del entorno y el auto-análisis, para pulir la línea, aprender a controlar la mancha y dominar el espacio.  De igual manera es un instrumento para el perfeccionamiento de cualquier técnica plástica y un apoyo para el estímulo de la creatividad sin importar el área de desarrollo del individuo.

Las áreas de estudio para este taller son: Dibujar como los maestros orientales, la pintura Bizantina, el lado derecho del cerebro y el compromiso con uno mismo, ya que es muy importante la disciplina y el trabajo diario para perfeccionar la técnica, comenta el Mtro. Edgardo Kerlegand sobre su taller.

El propósito reside en que el alumno vaya contactando consigo mismo y generando su propia estructura de pensamiento, esto le permitirá estar apto tanto en la práctica como en la teoría de la plástica, invitándolo a continuar por cuenta propia en la investigación y en la generación de obra, es decir: A recorrer kilómetros con los ojos y con la línea.