Subraya Agricultura acciones fitosanitarias para combatir la langosta endémica centroamericana

Con el objetivo de proteger la producción agrícola de México, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a través de la campaña contra la langosta centroamericana (Schistocerca piceifrons Walker) mantiene bajo control esta plaga endémica de la región, que ha estado presente en nuestro país por siglos.

Desde hace 16 años, la campaña que opera el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) ha permitido controlar esta plaga que puede afectar a más de 400 especies vegetales, para lo cual 60 técnicos del organismo realizan en campo acciones de exploración, muestreo y control.

La exploración tiene el objetivo de detectar poblaciones de langosta en edades tempranas mediante recorridos de inspección en las áreas donde tradicionalmente se reproduce y crece, para ello se utiliza tecnología de vanguardia, que incluye Vehículos Aéreos no Tripulados o drones y una aplicación móvil específica.

Cuando se detecta alguna población se procede al muestreo con el objetivo de determinar la densidad poblacional promedio de langostas y, posteriormente, aplicar el método de control más adecuado en caso de así requerirse.

Durante 2020, el organismo de Agricultura invierte 25 millones de pesos en la Campaña fitosanitaria, en la que de manera permanente se realizan las tareas de control en 10 entidades del país: Campeche, Chiapas, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán.

Con estas acciones, cada año se protegen, directa e indirectamente, alrededor de seis millones de hectáreas de cultivos básicos, cultivos industriales y hortalizas en esos estados, que representan alrededor del 25 por ciento del total de la superficie sembrada a nivel nacional.

De enero a julio de este año, el Senasica ha explorado 153 mil 666 hectáreas en las entidades referidas; la presencia de la langosta se detectó en 11 mil 642 hectáreas y fue necesario aplicar medidas de control en dos mil 348 hectáreas, distribuidas en Campeche, Chiapas, Oaxaca, San Luis Potosí, Tabasco, Veracruz y Yucatán.