Nuevas tecnologías influyen en la vida cotidiana: Dr. Alberto Nava Garcés

El doctor Alberto Nava Garcés del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) en su visita a la UASLP, invitado a participar en el Foro Derechos Digitales y Tecnologías, ofreció en el Auditorio de la Facultad de Derecho la conferencia “Delitos Informáticos”.

En su charla abordó de manera panorámica la influencia de las nuevas tecnologías en un proyecto de gran envergadura como lo es el código penal nacional. Explicó que las nuevas tecnologías han influido en la vida cotidiana, de tal manera que no solo la han rebasado, sino que ahora se han convertido en el objetivo de la delincuencia.

Nava Garcés expuso que las redes sociales son un precursor de distintas conductas que van desde cuestiones como el robo de identidad, “estamos hablando de una cuestión generacional, si a las personas mayores nos roban la cuenta de Facebook no pasa de un coraje, pero si a un joven le roban la identidad en las redes sociales donde ha generado una bitácora o un diario, obviamente le estarán robando la vida. Se debe dimensionar y ponerse en los zapatos de las otras personas para saber qué tan valioso puede ser”.

Y mencionó que lo mismo ocurre con la fama pública, “a través de las redes sociales encontramos que en cinco minutos le destrozan la fama a cualquier persona y no hay freno para ese tipo de cuestiones, no para el ámbito penal. Así también, a través de las redes sociales un menor de edad puede ser enganchado para pornografía infantil, trata de personas, todo ese tipo de aspectos a minucia tenemos que tratarlos”.

Del avance en la regulación de los delitos informáticos, mencionó como importante señalar que no se ha avanzado a nivel regulatorio, pero sí a nivel institucional, “contamos con instituciones sólidas como la policía federal a través del área cibernética, precisamente para atender, perseguir o dar seguimiento a determinadas conductas o bien bloquear paginas relacionadas con pornografía infantil. Considero que en ese sentido hemos tenido avances institucionales, pero falta la parte regulatoria”.

Reconoció que la tecnología siempre lleva un paso adelante, entonces habrá que esperar a que se den los primeros pasos regulatorios, tiempo al tiempo para conocer de qué manera sorprenden las nuevas tecnologías.