Medidas para garantizar la producción y abasto de alimentos en México

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, por conducto de su titular, Víctor Villalobos Arámbula, hace un reconocimiento a todos los campesinos, pescadores, acuicultores, productores, comercializadores y demás integrantes de las cadenas agroalimentarias por su solidaridad al no bajar los brazos ante la crisis que afecta a México y al mundo.

Una vez más, son muestra de compromiso para garantizar los alimentos sanos, inocuos y en las cantidades que demandan los mexicanos, y los mercados internacionales.

En su historia, México ha enfrentado muchas adversidades y siempre ha salido adelante gracias a la unidad de los mexicanos, los campesinos y los productores de alimentos de pueblos originarios, junto con toda la cadena de valor de este sector, merecen un reconocimiento especial; sin alimentos es imposible resistir nada. Todos ellos trabajan día a día, sin reparo.

El abasto de alimentos en el país está garantizado, pues se cuenta con inventarios suficientes para satisfacer la demanda de la población, además de que las cadenas productivas primarias y agroindustriales seguirán trabajando, atendiendo, en sus respectivos ámbitos, las disposiciones que la autoridad sanitaria ha establecido ante la situación que se vive por el COVID-19.

La Secretaría de Agricultura hace un llamado a la población en general para evitar hacer compras de pánico de alimentos, toda vez que hay una regularidad en su proveeduría y el comercio nacional e internacional se mantiene sin mayores alteraciones. Las compras masivas, sin justificación alguna, provocan problemas logísticos que afectan el flujo de la distribución y propician la especulación y alza de precios.

Es importante también precisar que no hay evidencias que señalen que los alimentos o sus empaques sean transmisores del virus de referencia. Se exhorta, sin embargo, a mantener prácticas de higiene relacionadas con el manejo y preparación de los alimentos (lavado exhaustivo, separación de residuos, cocción adecuada, refrigeración en su caso y limpieza de superficies y utensilios, entre otras), lo que resulta útil para este y cualquier otro factor de riesgo.