Máscaras de la huasteca potosina

Rica en manifestaciones culturales y recursos naturales, la amplia región de la Huasteca potosina, localizada al oriente del estado, es una de las regiones más interesantes de la geografía mexicana.

Debe su nombre a cierto grupo mesoamericano de procedencia maya que buscó establecerse al margen del rio Pánuco, al norte de Veracruz, al mando de su jefe Cuextécatl.

Actualmente la Huasteca potosina se conforma con grupos nahuas, tének, xi´oi y mestizos, propiciando una interesante mezcla cultural, política y comercial. 

Los nahuas se encuentran principalmente en los municipios de Tamazunchale, Axtla de Terrazas, Xilitla, San Martín Chalchicuautla y Coxcatlán. Los tének habitan principalmente los municipios de Aquismón, Tanlajás, Tampacán, Ciudad Valles, Huehuetlán, San Antonio y Tancanhuitz de Santos, y los xi´oi en el municipio de Tamasopo.

Dentro de la amplia gama de manifestaciones culturales emanadas de la fusión étnica sobresale, junto con la música y la danza, la elaboración de máscaras realizadas en madera de pemoche, también llamado colorín.

Las máscaras pueden ser decorativas o ceremoniales y ser utilizadas por los danzantes durante las festividades de Carnaval y Día de Muertos –mejor conocido como Xantolo-.

Durante la celebración de estas fiestas colectivas se toca música, se canta y se danza; al conjunto de estas acciones se les conoce como Tsakamtson o Son Chiquito y es acompañado de intercambio de comida: tamales, adobos, chocolate, café, tortilla, aguardiente y refrescos.