La salud mental es bienestar personal, familiar y social, no sólo ausencia de enfermedad: IMSS

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemora el 10 de octubre, especialistas del IMSS destacaron que la salud mental no es sólo ausencia de enfermedad, sino un estado completo de bienestar en el cual el individuo puede identificar las adversidades de la vida y afrontarlas, actuando de forma funcional en lo personal, familiar, social, laboral y/o escolar.

Así lo afirmó la doctora Marcela Martínez Pérez, titular de la Coordinación de Enseñanza e Investigación Médica del Hospital Regional de Psiquiatría “Héctor Tovar Acosta”, considerado de alta especialidad para la atención de la derechohabiencia con servicios de Urgencias Psiquiátricas, Hospitalización, Hospital Parcial y Consulta Externa de Paidopsiquiatría.

En este nosocomio, dijo, además de atender padecimientos psiquiátricos agudos y crónicos, también se contribuye en la formación y capacitación continua de alumnos de Pregrado y Especialistas en Salud Mental, para favorecer la investigación científica, y se otorga el curso para padres de niños y adolescentes con trastornos por déficit de atención y de las emociones.

La División de Información en Salud del IMSS informó que en todas las unidades médicas del Instituto, de enero a junio de 2019 se han otorgado más de un millón y medio de consultas por diversos trastornos mentales y del comportamiento,  atención que se brinda en los servicios de medicina familiar, de especialidades y en urgencias.

La doctora Marcela Martínez Pérez señaló que alrededor de 450 millones de personas en el mundo padecen un tipo de trastorno mental, y se estima que para el año 2020 los trastornos depresivos serán la segunda causa de discapacidad a nivel mundial.

Por su parte, la doctora Mayra Hernández Chávez, adscrita a la Consulta Externa del Hospital de Psiquiatría “Héctor Tovar Acosta”, informó que la depresión es la causa más frecuente de atención psiquiátrica y que aproximadamente 18 por ciento de la población urbana entre los 18 y 64 años sufre de este enfermedad, que se caracteriza por falta de energía, tristeza, disminución de la capacidad de sentir placer y sentimientos de culpa.