La Quinta Sinfonía, de Beethoven, con la OSSLP en YouTube

A partir del viernes 23 de julio se podrá recordar el primer concierto con público realizado por la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí durante la pandemia en el Teatro de la Paz que se efectuó el 21 de mayo, y en el que se contó con la participación del Mtro. Alexander Pashkov que interpretó el Concierto para Piano no. 23, de Mozart, para luego escuchar la emblemática Quinta Sinfonía, de Beethoven, concierto que estará disponible a través del canal de YouTube de la OSSLP: bit.ly/3pEL7nV

Un programa que congregó a un nutrido número de seguidores de la OSSLP, quienes siguieron las medidas sanitarias para disfrutar de un concierto para piano al que algunos críticos consideran que “tiene todas las características de la obra de un viejo y sabio maestro, dando la impresión de haberlo visto y oído todo y no tener arrepentimientos. Y en cierto sentido Mozart era viejo, a la edad de 30 años”. De atmósfera permanece íntima y que estaba destinada a la interpretación del propio Mozart, aunque al igual que su Concierto en Mi bemol, K. 482; y el oscuro y dramático Do menor, K. 491; permanecieron inéditos hasta su muerte. El encargado para interpretar las partes solistas del Concierto no. 23 para Piano en esa ocasión fue el Mtro. Alexander Pashkov, quien egresó como pianista y compositor del Conservatorio “N. A. Rimsky-Korsakov”, de San Petersburgo, institución en la que además  obtuvo su Maestría en Historia y Teoría del piano, pedagogía y ejecución (1998), desde 2016 es el maestro oficial de la “Cátedra Francisco Araiza” en el Conservatorio Nacional de Ciudad de México y actualmente además es Profesor del Conservatorio de las Rosas, además de ofrecer cursos particulares de piano.

Luego la OSSLP interpretará las tres notas cortas y una larga más famosas de la música sinfónica, es decir: la monumental Quinta Sinfonía, de Beethoven.

Escrita entre 1804 y 1808 y estrenada en un maratónico concierto el 22 de diciembre de 1808, resonaron las notas que conforma la llamada “Sinfonía del Destino” y que en palabras del propio Beethoven: “demuestra la pureza y nobleza de la música” y que a través de grandes tensiones dinámicas se convirtió en la obra cumbre del pensamiento romántico.

Cuatro movimientos integran esta Quinta Sinfonía (allegro con brío, andante con moto, allegro en do menor, en realidad un scherzo, y finalmente allegro en Do Mayor), también conocida como la «Sinfonía del Destino» porque según Anton Schindler (primer biógrafo de Beethoven), el músico se refirió así al motivo inicial de su obra, es decir, a las famosas cuatro notas (tres breves y una larga). Se estrenó el jueves 22 de diciembre de 1808 en el Theater an der Wien, en un concierto maratónico de cuatro horas de duración que incluyó exclusivamente obras del compositor alemán y que además, fue el último concierto en que Beethoven tocó en público.