La pandemia ha desahuciado la reacción del gobierno federal para atender la violencia contra la mujer

Los altos índices de víctimas mortales e impunidad en materia de violencia de género y feminicidio que se presentan en el país, deben ser abordados en este 2021 por el gobierno federal como temas de seguridad nacional, pues a partir del recrudecimiento de la pandemia, se han disparado a niveles nunca antes vistos, siendo la cifra de 11 mujeres asesinadas al día una muestra de ello, de acuerdo a datos de la ONU en México, y lo más preocupante es que solo el 3% de los casos logran ser castigados, sostuvo el Lic. Alejandro Desfassiaux, Presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial (GMSI).

De acuerdo con datos del SESNSP, las mujeres no están seguras en México. Las denuncias por acoso, agresión sexual y violación van en aumento en esta administración (+122%). El acoso sexual creció más del doble en los primeros 2 años de este gobierno, en relación con los últimos 2 años del sexenio pasado.  Las denuncias por abuso sexual mantienen una tendencia al alza (+ 32%). El año pasado hubo 33 mujeres que cada día denunciaron haber sido violadas. La violencia sexual aumenta entre reclamos y exigencias de colectivos y organizaciones feministas (#elvioladorerestu, #rompaelpacto, #niunamas, #metoo). Las mujeres no encuentran aliados en el gobierno ni en las cámaras ni en los partidos ( -16% de recursos al programa para Alertas de Violencia de Género).

El Observatorio Nacional Ciudadano informó que en 2020 aumentó el número de mujeres violentadas. Este tipo de delitos hacia las mujeres se exacerbó a partir de la pandemia y, al mismo tiempo, se redujo la capacidad de reacción de las autoridades para atender denuncias en los ministerios públicos o apoyar a las víctimas, dado que un porcentaje importante de ellas tuvieron, como única opción, recurrir al 911 para solicitar apoyo. Entre enero y octubre de 2020 se incrementaron en un 40% las llamadas de auxilio (221,323) en comparación con el mismo periodo de 2019 (158,425).

Cabe mencionar, que además de las llamadas de violencia contra las mujeres que suman el 1.6% del total de avisos de emergencia, también se registraron las llamadas por violencia familiar (4.3%), violencia de pareja (1.5%), acoso u hostigamiento sexual (0.05%), abuso sexual (0.03%) y violación (0.02%), lo que representa más de 1 millón de llamadas tan solo en este período (1,023,642).

El #QuédateEnCasa es un tema de grandes implicaciones porque las mujeres no pueden salir a denunciar, ni hacer llamadas, ya que están en contacto constante con su agresor y sus redes de apoyo son limitadas por la contingencia que prevalece. Además del confinamiento sanitario, continuó el Presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial, la violencia doméstica se ha incrementado debido a la incertidumbre, la presión económica y la restricción de la movilidad.

La incapacidad de las autoridades en este rubro es tan palpable, continuó, que actualmente en Michoacán, por mencionar un ejemplo, se puede observar a mujeres embarazadas o con niños pequeños creando barricadas y empuñando armas largas para defender a sus hijas y a ellas mismas del acoso constante del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG); pues debido a la violencia, ese poblado ya casi no cuenta con hombres que las respalden y las mujeres han adoptado un modelo de autodefensas para tratar de recuperar la paz social e impartición de justicia que el Estado no ha podido brindarles.