Indispensable atender y diagnosticar el síndrome de fatiga crónica: secretaría de salud

El síndrome de fatiga crónica es un trastorno complejo caracterizado por fatiga extrema que no puede atribuirse a ninguna enfermedad preexistente. La fatiga puede empeorar con la actividad física o mental, pero no mejora con el descanso. Así lo dio a conocer el Dr. Kevin Contreras Maldonado, Médico Residente de tercer año de la Especialidad en Psiquiatría de la Clínica Psiquiátrica Dr. Everardo Neumann Peña.

La causa del síndrome de fatiga crónica es desconocida, aunque existen muchas teorías, que van de las infecciones virales al estrés psicológico. Ninguna prueba individual puede confirmar un diagnóstico de síndrome de fatiga crónica por lo cual es posible que se necesite realizar una variedad de pruebas médicas para descartar otros problemas de salud que tienen síntomas similares.

Los síntomas clave incluyen la presencia de fatiga extrema, acompañada de alteraciones en la memoria o concentración, sueño no reparador y agotamiento extremo con duración de más de 24 horas. Estos síntomas pueden acompañarse de otros, como dolor de garganta, agrandamiento de los ganglios del cuello o las axilas, dolor articular o muscular sin causa aparente y dolores de cabeza.

Kevin Contreras Maldonado comentó además que hoy en día se desconoce el motivo por el cual esto ocurre en algunas personas y en otras no. Es posible que algunas personas nazcan con una predisposición al trastorno que después se desencadena por una combinación de factores. Los posibles desencadenantes comprenden: Infecciones virales, problemas del sistema inmunitario, desequilibrios hormonales, etc.

El síndrome de fatiga crónica puede ocurrir a cualquier edad, pero afecta con más frecuencia a personas de entre 40 y 50 años, incluso las mujeres reciben diagnóstico de síndrome de fatiga crónica con mucha más frecuencia que los hombres, detalló.