Gustavo Ayón: “Hay química, no esperaba un conjunto así”

Final de temporada convulso e inicio de verano incierto, con Pablo Laso en el alambre. Su continuidad era la opción sensata, pero una derrota en la Supercopa ante el Barça hubiera devuelto el runrún al entorno blanco. Ganó el Madrid, y lo hizo por 21 puntos (99-78). Terapia contundente. Le hacía más falta el triunfo que al rival. Ahora, tranquilidad para trabajar. Para dar forma a un equipazo que proyectó imagen de cohesión interna. Veteranos con un reto común: ganar. Lo explica Nocioni, que en breve cumplirá 35 años: “Todos los jugadores del Madrid han pasado por equipos campeones y han tocado el éxito. Cada uno supo poner en la final su granito de arena para mejorar al grupo. Y eso es clave. Los triunfos ayudan a trabajar con ganas y espíritu. Pero siempre con humildad. Hay que seguir conociéndonos. Cuanto más lo hagamos, mejor jugaremos”.

Sergio Rodríguez comparte planteamiento con el Chapu’, amigos desde que coincidieron en Sacramento, en la NBA: “La gente nueva sabe a lo que ha venido: a estar bien, a jugar finales y a ganarlas”. Y explica: “Si tuviéramos que elegir sólo un título, está claro que este es el que escogeríamos no ganar. Pero empezar dando un golpe en la mesa es importante”. El base se encuentra mejor físicamente (“aún me falta”), pero sabe que “esto es largo”. Lección aprendida de la temporada pasada. Arrancar con calma para llegar a tope a la volata final. A mayo, a junio.

Una de las caras nuevas, Gustavo Ayón, no esconde su sorpresa por lo que se ha encontrado en el vestuario: “Un grupo humano excelente, y no pensaba que fuera así. Tenía la sensación de que iba a ser un poquito más complicado. Espero que tengamos esta misma química durante toda la temporada. Porque en la pista el equipo es fantástico. Me sentí muy perdido en ataque, pero ya iré entrando y trabajando. Venía de quince días sin hacer nada tras el Mundial. Un título, esa es la bienvenida que me ha dado el equipo y se lo agradezco”.

Plantilla amplia que dará mucho juego, pero que obliga a sacrificar protagonismo individual en pos del éxito. No hay otro camino. “Tenemos trece jugadores, Slaughter estará preparado también para ayudar —afirma Rudy—. Somos un bloque que trabaja. Hay que fijarse, por ejemplo, en la gran defensa que hizo Carroll ante el Barça. No sé si somos mejores o no que el año pasado, pero hay un buen ambiente que se verá en la pista”. La temporada echa a andar. Apenas dos partidos. Quedan ochenta y Sergio apunta dos claves: “Acierto y dureza”. En lo que todos coinciden es en que “la diferencia con el Barcelona no son 21 puntos, eso no es real”. Se avecina una nueva tormenta de Clásicos.

Fuente: AS.

Real Madrid Baloncesto

Comentarios