Exhorta secretaría de salud a construir espacios colaborativos y hogares igualitarios

De acuerdo con un estudio realizado por el INEGI, las mujeres son quienes realizan más trabajo en el hogar, semanalmente destinan a éste, en promedio 42.3 horas, tiempo que es tres veces mayor al invertido por los hombres que es de 15.2 horas. Además, es importante señalar que, en el caso de las mujeres con empleo remunerado, las horas de las tareas del hogar son sumadas a la de su jornada laboral, por lo que ésta se extiende diariamente al doble o triple.

Sin embargo, si todos se unen en familia y participaran en los roles de lo que conlleva la construcción de un hogar, se construirían más valores y se concientiza a cada miembro de la familia, por lo que sugirió que:

“Al comenzar a repartir la carga de trabajo que recaía en una persona en más miembros de la familia, todas y todos dispondrán de una proporción de tiempo libre, más equilibrado y ello les permitirá compartir más tiempo en familia, mejorar vínculos, pero sobretodo valorar el esfuerzo que requiere la realización de algunas tareas, y tener  más respeto, comprensión y reconocimiento a las personas que hasta ahora las realizaban”. Señaló lo anterior la Dra. Nancy Ebel Izar Mancilla, Responsable del Programa de Prevención y Atención de la Violencia Familiar y de Género de la Secretaría de Salud.

Asimismo indicó que con estas acciones se facilitará el ser más congruentes, porque finalmente serán el modelo a seguir de cada uno de sus hijas (os) y les heredaran valores como: la igualdad, la justicia y la solidaridad. Es por eso que debemos considerar que aunque culturalmente tenemos está respuesta de que “no tiene caso cambiar”, porque de todos modos allá afuera se siguen manifestando injusticias y desigualdades; no caigan en esa trampa mental, ya que esa trampa se llama “resistencia al cambio”, advirtió la especialista.

Es importante que escriban cuáles son los acuerdos individuales y familiares, así como los responsables, y colóquenlo en lugares visibles de la casa. Cada miembro de la familia debe tener una copia en su cuarto, se puede hacer un calendario semanalmente, mensualmente o como consideren mejor de cómo se programarán las tareas domésticas.