En contingencia sanitaria, es mejor el contacto simbólico: docente de la UASLP

Esta cuarentena en que debemos quedarnos en casa, aunque en primera instancia debemos cubrir el auto cuidado acatando las medidas preventivas de sana distancia y limpieza corporal y personal, representa en segundo término un espacio para hacernos presentes con amigos y familiares de otras maneras manifestó la psicóloga Esperanza Alonso Castañón docente de la Facultad de Psicología de la UASLP.

La especialista detalló que hablar a través de los medios digitales con la familia, representa una herramienta que en este tiempo debemos apreciar, valor y utilizar, pues la tecnología nos permite la comunicación y el contacto simbólico con quienes queremos, sin la necesidad de estar físicamente presente.

Aseguró que la cuarentena es también un tiempo para hacer conciencia, para voltear a ver lo que estamos haciendo con nuestra vida, respirar, planearnos lo que estamos haciendo en general, pues es un momento ideal para preguntarnos si queremos continuar y analizarnos a nosotros mismos.

Sostuvo que es importante que las personas reconozcan lo que sienten, y lo exterioricen, pues si hay ansiedad, se debe conocer eso y buscar la manera de contactar a algún terapeuta, pues esto se puede tratar incluso por espacios de video llamada para respetar la contingencia.

Recordó que hay líneas a nivel nacional que atienden a la población que pudiera presentar problemas de ansiedad, tensión o situaciones de angustia, ya que cada individuo puede manifestar de diversas maneras los problemas y para ello se requiere que se tengan los números de emergencia a la mano para poder solicitar auxilio.

Detalló que a nivel estatal está el número de emergencia 911 que responde a cualquier situación de emergencia ciudadana. Apuntó que debemos hacer conciencia que el término de pandemia es una definición que se utiliza para hablar de un virus que se propaga por todo el mundo, pero que en la gran mayoría de los casos del Covid 19, no está matando al grueso de la población, por lo que no podemos afirmar que nos encontramos en el fin del mundo como luego algunas personas aseguran.