Elleman, experto en misiles, intenta averiguar el avance de Corea respecto a su armamento pesado

misiles coreanos

“El que Corea del Norte haya logrado probar con éxito un misil balístico intercontinental que parece capaz de llegar a Estados Unidos, sería posible gracias a las compras de potentes motores de cohetes en el mercado negro, probablemente de una fábrica ucraniana con vínculos históricos con el programa de misiles de Rusia, de acuerdo con el análisis de un experto, publicado por agencias de inteligencia norteamericanas, y retomado por el New York Times.”

Quien concluyó esto, es Michael Elleman, experto en misiles del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

Sus estudios podrían resolver el misterio de cómo Corea del Norte comenzó a triunfar tan repentinamente después de varios fallos en sus pruebas de misiles, lo cual habría sido logrado cambiando de diseño y de proveedores en los últimos años.

Y es que los analistas que estudiaron fotografías del líder norcoreano Kim Jong-un, inspeccionando los nuevos motores de cohetes, concluyeron que derivan de los diseños que alguna vez impulsaron la flota de misiles de la entonces Unión Soviética.

Tales motores eran tan poderosos que sólo uno bastaba para lanzar hasta 10 ojivas termonucleares entre continentes.

Estos motores estaban vinculados a sólo unos pocos antiguos sitios soviéticos.

Investigadores y expertos han centrado sus investigaciones, según el New York Times, en una fábrica de misiles en Dnipro, Ucrania, al borde del territorio donde Rusia está luchando una guerra de bajo nivel para romper parte de Ucrania; durante la Guerra Fría, ésta fabricó los misiles más mortíferos en el arsenal soviético.

No obstante, dice el Times, desde que el presidente Viktor Yanukovich, fue retirado del poder en 2014, la fábrica estatal, conocida como Yuzhmash, cayó en tiempos difíciles. Los rusos cancelaron las actualizaciones de su flota nuclear. La fábrica está infrautilizada, inundada de facturas sin pagarse y con baja moral. Los expertos creen que es la fuente más probable de los motores que en julio impulsaron las dos pruebas ICBM, que fueron las primeras en sugerir que Corea del Norte tiene la gama, si no necesariamente la precisión o la tecnología de ojiva, para amenazar a las ciudades estadounidenses.

«Es probable que estos motores vinieran de Ucrania – probablemente ilícitamente», dijo Elleman en una entrevista. «La gran pregunta es cuántos tienen y si los ucranianos les están ayudando ahora. Estoy muy preocupado.»

El refuerzo de su conclusión, agregó, fue un hallazgo por parte de investigadores de las Naciones Unidas de que Corea del Norte intentó hace seis años robar secretos de misiles del complejo ucraniano. Dos norcoreanos fueron capturados y un informe de la ONU dijo que la información que intentaron robar se centró en avanzados sistemas de misiles, motores de propulsantes líquidos, naves espaciales y sistemas de suministro de combustible de misiles.

Los investigadores ahora creen que, en medio del caos de la Ucrania posrevolucionaria, Pyongyang lo intentó de nuevo.

El análisis detallado de Elleman es además la confirmación pública de lo que los funcionarios de inteligencia han estado señalando en privado durante algún tiempo: Los nuevos misiles se basan en una tecnología tan compleja que habría sido imposible para los norcoreanos cambiar tan rápidamente. Al parecer, dispararon el nuevo motor por primera vez en septiembre, lo que significa que sólo pasaron 10 meses desde ese hito básico hasta disparar un ICBM, lo que representa muy poco tiempo a menos que fueran capaces de comprar diseños, hardware y experiencia en el mercado negro.

Cabe señalar que la Casa Blanca, preguntada por el NYT sobre el reporte, no hizo comentarios de momento, pero el diario destaca lo que lo indicado representa, ya que el presidente Donald Trump, hasta ahora, no ha hecho señalamientos a otro país, como Ucrania o Rusia, sobre el apoyo a Corea del Norte, sino únicamente a China, a quien considera como la fuente principal del apoyo económico y tecnológico para el régimen de Kim Jong-un.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con información de elsiglodetorreón.com.mx