El suelo, una biofarmacia para producir antibióticos

La doctora Sandra Pérez Miranda, investigadora Cátedra-CONACYT dio a conocer que el suelo es un hábitat idóneo para que microorganismos, -sea por la cantidad de sales, nutrientes, temperatura y agua-, formen un medio de cultivo óptimo para el desarrollo y adaptación a diversos ambientes, que van de suelos desérticos hasta aquellos donde hay intervención antropogénica.

Este hábitat suele ser ideal para conformación de bio-fábricas o bio-farmacias microbianas, ya que se estima que un 60% de los antibióticos del mercado provienen de fuentes naturales, destacándose las bacterias pertenecientes al género Streptomyces, pertenecientes a la familia de actinobacterias, las cuales pueden llegar a ser unas verdaderas fábricas productoras de antibióticos.

Sandra Pérez indica que el primer paso para llevar acabo la ecología microbiana sostenible consiste en explorar la biodiversidad microbiana, ya que se calcula que únicamente se ha  podido aislar y cultivar el 1% de las especies microbianas que colonizan al planeta, por lo que sin duda la naturaleza guarda lo mejor de su diversidad química, y el suelo es uno de esos hábitats.

Agrega que con su grupo de Ecología Microbiana Sostenible dentro del Consorcio, se investiga el impacto del fenómeno de aparición de resistencia bacteriana a los antibióticos, que de acuerdo a recientes estudios, representa una de las principales amenazas de la salud humana, finaliza.