Difunde secretaría de salud campaña del “día naranja”

“En todo el mundo, se conmemora el 25 de noviembre como el `Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres´, decretado por la Organización de las Naciones Unidas en 1999, mientras que en Latinoamérica se conmemora desde 1981, en honor a tres hermanas dominicanas asesinadas el 25 de Noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras”, señaló la Doctora Nancy Ebel Izar Mancilla, Apoyo Médico del Programa de Prevención y Atención a la Violencia Sexual y de Género de la Secretaría de Salud de San Luis Potosí.

La funcionaria estatal indicó que en la actualidad este movimiento que busca visibilizar la violencia que sufren las mujeres alrededor del planeta, no solo se conmemora cada 25 de noviembre sino que se  hace cada día 25 de mes a través del conocido “Día Naranja”.

Nancy Ebel Izar Mancilla manifestó que la violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo, que puede adoptar muchas formas desde agresiones domésticas, violencia por un compañero sentimental, violencia sexual y acoso, matrimonio infantil, mutilación genital, trata de personas, hasta el feminicidio, considerando además que esta violencia no solo perjudica a las víctimas, sino que también afecta a las familias y la sociedad.

“Aunque todas las mujeres en todas partes del mundo pueden sufrir violencia de género, algunas mujeres y niñas son particularmente vulnerables y un ejemplo de ello son las mujeres mayores en abandono, las mujeres lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, las mujeres y niñas que viven con VIH, discapacidades y aquellas que viven en crisis humanitarias”.

Finalmente y como parte de las acciones que realizan los Servicios de Salud, se llevan a cabo capacitaciones, talleres con jóvenes para la prevención de la violencia en el noviazgo, grupos de reeducación a mujeres víctimas de violencia, así como atención psicológica en los Servicios Especializados de Atención a la Violencia.