DENUNCIAN ANTE LA PME 7 EXTORSIONES TELEFÓNICAS; SOLO UNA SE CONCRETÓ

La ciudadanía potosina ha tomado conciencia con relación a la insistencia de la delincuencia para cobrar víctimas a través de la extorsión telefónica, pues de siete denuncias por este tipo de delitos ante la autoridad ministerial, solo una cayó en la artimaña de los maleantes.

La Procuraduría General de Justicia del Estado mostró optimismo en este aspecto, y reconoció como de gran apoyo para las autoridades investigadoras el hecho de que las personas que al azar son elegidas por la delincuencia, tengan el valor de colgar y de denunciar, en lugar de correr a realizarles algún depósito.

Uno de los ofendidos que realizó el depósito de 40 mil pesos, fue un empresario. Los delincuentes contactaron a uno de sus trabajadores al que intimidan y lo obligan a hospedarse en un hotel y le advierten que apague su teléfono celular. Luego le llaman al patrón y le advierten que de no hacer el depósito de 40 mil pesos lo van a matar.

Casi enseguida de atender las instrucciones de los mafiosos, su trabajador hace su aparición en la empresa y platica su odisea. Otras seis llamadas de este tipo fueron recibidas por familias, cuatro en la capital, una del Municipio de Santa María del Río y otra en una Comunidad de Ahualulco.

En Santa María del Río, una mujer refiere haber recibido una llamada telefónica en donde le exigen un depósito de 100 mil pesos para liberar a un familiar suyo que tenían secuestrado. Mientras que en Ahualulco otra mujer recibe una llamada anunciándole que van a secuestrar a su hija y que debe depositar 7 mil pesos.

Estos dos casos así como cuatro más que se registraron en la capital potosina, solo quedó en tentativa de extorsión telefónica, gracias a que las personas electas por los delincuentes optaron por poner en práctica las instrucciones de las autoridades, cortar la llamada y de inmediato poner el asunto en manos de la autoridad investigadora a fin de que sea ésta la que se haga cargo de la situación.

DETIENEN A SUJETO ACUSADO POR EL DELITO DE LESIONES

La Policía Ministerial del Estado detuvo en base a un mandamiento Judicial, a César de 36 años de edad, acusado del delito de lesiones calificadas que en enero del año en curso le aplicó a botellazos a un parroquiano en la Colonia Garita de Jalisco.

El ahora indiciado quien dijo ser vecino de la calle Niño Artillero de la citada colonia, fue capturado la mañana de ayer a unos instantes de haber abandonado su domicilio y se dirigía a su trabajo. Los agentes aprehensores le hicieron saber sus derechos.

Esta persona había sido demandada durante los primeros días del mes de enero del año actual por José Ángel Castro Reyna, de haberle causado lesiones diversas en el rostro y demás partes del cuerpo, tras de atacarlo con una botella de cerveza.

Señala el afectado que ese día había salido de una fiesta donde estuvo conviviendo con varios amigos, y al ir caminando por una de las calles, repentinamente le salió al paso el ahora indiciado quien sin ninguna causa o motivo, le sorrajó un botellazo en la cabeza y el rostro.

Ya tendido en el piso fue objeto de patadas hasta el cansancio del agresor, que al ver que otras personas se acercaban, de inmediato se dio a la fuga, hasta el día de ayer en que fue detenido y enviado al Penal a disposición del Juez segundo del Ramo Penal.

178

 

 

Comentarios