Convoca Gobierno de México a los actores del sector agroalimentario a mantener el dinamismo económico, con mayor perspectiva social

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, convocó a todos los actores vinculados a la producción agrícola, pecuaria, pesquera y acuícola del país a trabajar en conjunto y a mantener el dinamismo del sector para que siga siendo un pilar del desarrollo y puntal en la construcción de un México más justo y equitativo.

En la ceremonia virtual de clausura de la XXXVII Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), el titular de Agricultura destacó que al cierre del 2020 los esfuerzos coordinados han sido altamente compensados con resultados positivos, pues, dijo, no existió desabasto de alimentos y los precios se mantuvieron relativamente estables.

Tras reconocer a las y los productores del sector, a los que se refirió como héroes a quienes debemos el contar con los alimentos necesarios para transitar en esta fase de la pandemia, estimó que el país alcanzó, en el 2020, un volumen de producción récord de 291 millones de toneladas de alimentos, con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) Agroalimentario más alto de los últimos años.

Recalcó que la producción de maíz en el año anterior alcanzó niveles cercanos a los 28.3 millones de toneladas, que es un 3.9% superior a lo reportado para el 2019 (estimaciones del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, SIAP).

En este tema enfatizó la importancia de la iniciativa “Maíz para México”, en la que concurren instituciones públicas y privadas, y con la cual, con el apoyo del CNA, se podría aún incrementar de ocho a 10 millones de toneladas la producción de maíz blanco y amarillo, “que nos permita disminuir las importaciones de manera gradual en este importante grano básico”.

Al tomar la protesta al nuevo presidente del CNA, Juan Cortina Gallardo, el secretario Villalobos Arámbula aseguró que, con la implementación de una estrategia integral, el año que recién concluyó fue bueno para la agricultura.

Previendo la magnitud de la pandemia, aseguramos la producción de alimentos y la integridad de las cadenas de distribución, apuntó.

Esta estrategia –dijo— se ha venido implementando con cinco objetivos principales: Contribuir a proteger las vidas de los héroes de la alimentación mediante el cuidado y prevención en los centros de trabajo ante el COVID-19; asegurar la producción y comercialización de alimentos planeando, en colaboración pública-privada, los ciclos de siembra y facilitando los esquemas y servicios de comercialización, y mantener la integridad de las cadenas de distribución para asegurar la disponibilidad de alimentos.