Avances significativos de Producción para el Bienestar; el objetivo: avanzar hacia la Autosuficiencia Alimentaria

 

Al 1 de marzo, la dispersión y entrega de apoyos del Programa Producción para el Bienestar lleva un avance de 71.7% respecto de su presupuesto inicial de nueve mil millones de pesos para 2019, informó la SADER. El ejercicio del presupuesto hasta esa fecha suma seis mil 432 millones de pesos.

La Secretaría ha realizado los mayores esfuerzos a nivel nacional y estatal para que los apoyos que otorga este Programa, encaminados a alcanzar la autosuficiencia alimentaria, se entreguen oportunamente, antes de la siembra, a los productores de granos en todo el país, a efecto de que sirvan para la adquisición de insumos (como semillas y fertilizantes) y contratación de servicios (como renta de tractores) para las siembras y movilizar así todos los recursos disponibles para elevar la producción y la productividad.

La Subsecretaría de Autosuficiencia Alimentaria de la SADER detalló que en varias entidades los avances rebasan el 75 por ciento, aunque hay algunos casos donde hay rezagos porque los productores no han pasado aún a recoger sus órdenes de pago a los CADER’s. Ya se están realizando actividades para hacer saber a los productores que tienen a su disposición los apoyos.

Producción para el Bienestar es un nuevo programa que forma parte de las 25 prioridades del Gobierno de México. Sustituyó a PROAGRO y fusionó también al PIMAF ( Programa de Apoyos para Productores de Maíz y Frijol), depurando este último, debido a que muchos de sus beneficiarios se duplicaban con PROAGRO y en muchos casos los recursos se quedaban en manos de intermediarios y no llegaban al productor.

El Programa otorga apoyos de mil 600 pesos por hectárea por ciclo a los productores que tienen predios de hasta cinco hectáreas, y de mil pesos a aquellos que tienen hasta 20.

Los recursos presupuestarios liberados de la depuración de PROAGRO y PIMAF propiciaron una mayor orientación de apoyos hacia la región sur-sureste, y también está permitiendo la incorporación de 250 mil productores pequeños, de menos de tres hectáreas, de localidades con 70% o más de población indígena.