Atender de manera oportuna la enfermedad vascular cerebralpuede reducir daño al organismo: IMSS

Los acontecimientos cerebro vasculares son repentinos y pueden suscitarse en cualquier momento sin previo aviso, por lo que la oportunidad con la que se atiendan marcará la diferencia en cuanto al daño que generen en el organismo, afirmó el Titular de la jefatura de Prestaciones Médicas del IMSS en San Luis Potosí, Francisco Javier Ortíz Nesme,.

Resaltó que los síntomas pueden ser la alteración repentina de la visión en un ojo o ambos, pérdida repentina de la fuerza en un brazo, una pierna o ambos; sensación de hormigueo en la cara, brazo o pierna; aparición repentina de problemas para hablar y/o entender lo que se escucha, acompañada por balbuceo, desequilibrio o inestabilidad y dolor de cabeza.

Dijo que una vez detectados estos signos, se debe acudir inmediatamente al servicio de urgencias para ser atendido y reducir el impacto del daño que puede generar este padecimiento en el paciente

Ortíz Nesme refirió que el daño dependerá del lugar del cerebro en que se origine el problema y que entre los más frecuentes están los trastornos motores, problemas de movilidad de la mitad del cuerpo, trastornos de lenguaje, estados de coma o incluso el fallecimiento.

Indicó que la recuperación de un paciente a con EVC depende de la severidad, el lugar de la lesión cerebral, y la oportunidad con la que haya sido atendido, ya que pueden ser daños desde leves hasta extensos con mal pronóstico.

En este sentido, dijo que en el caso particular de los eventos cerebrales por la obstrucción de una arteria, la recuperación depende de qué tanto tiempo pasó desde que se presentó el problema hasta que se contó con atención médica.